Este 2016 vive saludable

EL DESAFÍO DE VOLVERSE MÁS ACTIVO

El inicio de un nuevo ciclo, siempre será propicio para reevaluar nuestras rutinas, en búsqueda de una mejor forma para lograr los objetivos propuestos.
La salud, es siempre un objetivo deseable y está lejos de ser un logro fortuito a pesar de que lo deseemos. Siempre, para llegar a la salud plena, o bien para mantenerla, es necesario la adquisición o el mantenimiento de rutinas sociales, de alimentación, sueño-descanso y actividad física aceptables.

Aunque la actividad física regular, no puede por sí sola combatir todas las enfermedades crónicas no transmisibles que son grandes males de la humanidad; si está comprobado y reconocido, que un programa de entrenamiento dirigido a mejorar los componentes del estado físico, principalmente la tolerancia cardiorespiratoria, mejora la calidad de vida y salud del ser humano, y disminuye la morbimortalidad para la mayoría de las enfermedades crónicas. Pero, ¿cómo obtener los beneficios de la actividad física, cuando casi todo en el mundo actual está hecho para movernos menos?… He ahí el desafío.

Un buen programa de entrenamiento, debe seguir unos principios científicos y basarse en el estado de salud, metas, gustos y la disponibilidad de herramientas con las que cuente. Todo ello, lo deberá evaluar una persona calificada según sea su salud; sin embargo, como recomendaciones generales y si no tiene una condición que lo impida, inicie el desafío, decidiendo “volverse más activo”.
Así es; para adquirir o mantener salud mediante el ejercicio, inicie utilizando estrategias como fijarse metas, inicialmente a corto plazo y tenga alrededor del ejercicio sensaciones subjetivas positivas. Comience siempre gradualmente, en un ambiente agradable y teniendo en cuenta la variedad en su programa.
Piense en estilos de vida más activos. Por ejemplo, use las escaleras en vez del ascensor, estacione su vehículo lejos de su sitio de destino y disfrute una pequeña caminata hasta él, camine más en su casa o trabajo y sea más activo en el escritorio, si es mujer, cargue en su bolso zapatos más cómodos para caminar, haga más proyectos de mantenimiento del hogar o sustituya la TV, por pasatiempos que involucren más actividad física.
Por último, recuerde que los ejercicios aeróbicos como caminar, trotar, etc., son muy importantes para su salud. Realícelos, entre 20 y 60 minutos al día alrededor de 3 a 5 veces a la semana según la intensidad, pero no olvide realizar ejercicios de fuerza (acondicionan los grupos musculares principales), por lo menos 2 veces por semana y estiramientos antes y después de cada sesión de ejercicios que Ud. haga.
Realice siempre calentamiento y enfriamiento, hidrátese, sea precavido y…. ¡¡disfrútelo!!

Julieth Cantillo Vargas
Médico y Cirujano Universidad Metropolitana Barranquilla
Especialista en Medicina del Deporte Universidad el Bosque Bogotá D.C

Fuente: El Universal