1- Con solo 30 minutos al día puedes mejorar tu salud física y mental

Una mirada a la prescripción del ejercicio

Lineamientos del ACSM (American College of Sports Medicine 2014)

Aunque el ejercicio físico regular no representa la panacea para todas las dolencias de la humanidad, es reconocido que un programa de entrenamiento físico dirigido a desarrollar los componentes de la aptitud física relacionados con la salud, principalmente la tolerancia cardiorrespiratoria o capacidad aeróbica, ayuda a mejorar la calidad de la vida del ser humano.  Esto se consigue mediante el aumento en la capacidad funcional para efectuar trabajo físico y la prevención de enfermedades crónico-degenerativas que incapacitan a la persona,  entre las cuales se pueden nombrar: las cardiopatías coronarias, hipertensión, diabetes mellitus, la obesidad y sus complicaciones, enfermedades cerebrovasculares, lumbalgia, osteoporosis u osteoartritis.

Sin embargo, para que se puedan obtener en forma segura y rápida los beneficios del ejercicio, el programa de entrenamiento debe seguir unos principios científicos y basarse en el resultado de la evaluación del estado de salud del potencial participante, sus metas y la disponibilidad de las correspondientes instalaciones físicas.  El inventario de salud con la autoevaluación de los hábitos o comportamientos de riesgo que afectan  su salud, el examen médico y una batería de pruebas que evalúan los componentes de la aptitud física relacionados con la salud son parte de las pruebas iniciales, requeridas antes de que el participante ingrese en el programa de acondicionamiento físico.  Se le debe dar particular énfasis a la evaluación de la tolerancia cardiorrespiratoria o aeróbica, puesto que representa una medida importante para determinar el nivel de aptitud física asociado con la salud.  Esto significa que una pobre tolerancia cardiorrespiratoria puede aumentar el riesgo de muertes y enfermedades prematuras por enfermedades degenerativas y otras causas desconocidas, pero principalmente por enfermedades cardiovasculares que afectan las arterias coronarias (ACSM, 2014a, p. 163; ACSM, 2014b, pp. 467-468).

Objetivos de la prescripción de Ejercicio.

¿Por qué se prescribe ejercicio? ¿Cuál es su propósito?  Se prescribe ejercicio por diversas razones, fundamentalmente para la prevención de enfermedades crónico-degenerativas.  Además, se emplea en la rehabilitación de varias enfermedades, tales como las afecciones cardíacas, pulmonares, metabólicas (Ej: diabetes mellitus), para el tratamiento de la obesidad, dislipidemia  entre otras dolencias.  Es muy importante que al prescribir o diseñar un programa de ejercicio se persiga mantener unas medidas de seguridad durante la participación en el programa.

El fin fundamental para la mayoría de las prescripciones del ejercicio es aumentar o mantener la capacidad funcional del individuo.   Esto permitirá que la persona pueda funcionar efectivamente en sus tareas físicas cotidianas y en su vida laboral.

Propósitos para la Prescripción de Ejercicio

Los propósitos particulares de la prescripción de ejercicio son: 1) promover la salud y prevenir enfermedades crónicas de naturaleza hipocinética, 2) mejorar los componentes de la aptitud física relacionados con la salud, 3) asegurar la seguridad durante la participación en el programa de ejercicio, y 4) rehabilitación.

Promover la salud para reducir el desarrollo futuro o recurrencia de enfermedades crónico-degenerativas:

En primer orden, la prescripción de ejercicio tiene la finalidad de promover la salud para reducir el desarrollo futuro o recurrencia de enfermedades degenerativas.  La cantidad de ejercicio requerido para reducir significativamente el riesgo de una enfermedad puede ser considerablemente menor que aquella cantidad de ejercicio necesaria para desarrollar y mantener altos niveles de aptitud física.  Esto implica que los niveles de actividad física/ejercicio por debajo de aquellos que corresponden a la cantidad que se necesita para mejorar la aptitud física puede ser considerado como una meta principal apropiada para algunos individuos/poblaciones.  Para personas sedentarias, la adopción de un estilo de vida moderadamente activo puede inducir beneficios de salud importantes y podrá ser una meta más alcanzable que el simple hecho de lograr altos niveles de actividad física y aptitud física.

El objetivo fundamental de la prescripción de ejercicio es proveer aquella ayuda necesaria para que los participantes puedan incrementar su actividad física habitual, es decir, modificar su comportamiento hacia un estilo de vida más activo.  Los principios de la prescripción de ejercicio son flexibles.  Esto dependerá de las preferencias-metas individuales y de la magnitud y velocidad de las adaptaciones desarrolladas por el individuo.  Tales principios se encuentran alineados con aquellos que forman parte del entrenamiento físico (o deportivo), como los son: 1) especificidad (especialización), 2) individualización (variabilidad biológica), 3) variedad, 4) adaptación, 5) sobrecarga (sobreesfuerzo), 6) progresión (aumento progresivo de la carga en el entrenamiento físico), y 7) deterioro (reversibilidad) (ACSM, 2014, p. 467; Bompa, 1999, pp. 32-42; Gambetta, 2007, pp. 72-78).

Otro propósito de la prescripción de ejercicio es mejorar aquellos componentes de la aptitud física relacionados con la salud, tales como la tolerancia cardiorrespiratoria o potencia aeróbica máxima (VO2máx), fortaleza-tolerancia muscular, flexibilidad y composición corporal.  La composición corporal incluye el porcentaje de grasa corporal (PG), masa corporal grasa (MCG o peso graso), masa corporal activa (MCA o peso sin grasa) y masa corporal total (MC o peso).

La tolerancia cardiorrespiratoria o potencia aeróbica máxima (VO2máx).  El propósito fundamental para la mayoría de las prescripciones del ejercicio es aumentar o mantener la capacidad funcional del individuo.

Fortaleza y tolerancia muscular.  Estos componentes forman parte de la aptitud muscular y tienen que ver con la movilidad y calidad de vida.

Flexibilidad.  El grado de movilidad articular representa un constituyente vital para la aptitud física asociada con la salud.

Composición corporal. La complexión física, y adiposa, de una persona, se compone de varios compartimientos del organismo humano.  En primera instancia tenemos la masa corporal grasa (MCG o tejido graso), la cual se deriva de la estimación del  porcentaje de grasa corporal (PG) y a masa corporal (MC o masa corporal total o peso).  Otro integrante de la composición corporal es la masa corporal activa (MCA o tejido magro).

Mantener la seguridad durante la participación en el programa de ejercicio:

Esto representa un aspecto de suma importancia al planificar el programa de ejercicio.  Por ejemplo, se requiere previamente conocimiento de la fisiopatología, contar una planificación en caso de un accidente o enfermedad súbita, utilizar la vestimenta y calzado apropiado, seguir procedimientos de hidratación adecuados,  seguir protocolos y principios para aumentar las potencialidades cuidando de la salud del individuo, entre otras.

Rehabilitación

El ejercicio como un medio terapéutico se utiliza para el tratamiento de una diversidad de enfermedades, tales como  en la rehabilitación cardiopulmonar, poblaciones diabéticas, obesidad, entre otras patologías.

Fuente: